La Inteligencia Emocional (afortunadamente) empieza a estar de moda.

emociones

Al finalizar el Máster de formación del Profesorado fui seleccionada para realizar un Taller sobre Inteligencia Emocional, y siempre he tenido pendiente compartir lo que pude aprender sobre cómo gestionar las emociones.

¡Cuál fue mi emoción (valga la redundancia) al descubrir que Pixar y Walt Disney iban a emitir una película que habla de ellas!

Y, aunque probablemente todos lo hayáis visto, os dejo el tráiler de la misma por ser una genialidad.

Son muchos los elogios que está recibiendo por lo que no necesito insistir en el gran partido que podemos sacar de la película (pequeños y pequeñas, adultos, madres y padres y profesorado). Sí que he buscado posibles recursos para explotarla y por eso os dejo un artículo que trata de la utilidad de las emociones y expresiones corporales que recoge “Del revés”, y una serie de preguntas a plantear tras su visionado, sin respuestas correctas o incorrectas.

Utilidad de las emociones

Preguntas para discutir (traducidas de aquí)

  • ¿Qué te gustó de la película?
  •  ¿Quién es tu personaje favorito? ¿Qué es lo que más te gusta de él / ella?
  •  ¿Recuerdas los nombres de las diferentes emociones y cómo eran? ¿Puedes poner una cara diferente para cada una de esas emociones? ¿En qué situaciones podrías sentir esta emoción?
  •  ¿Qué otras emociones conoces? ¿En qué situaciones podrías sentirlas?
  •  ¿Qué escena es la que mejor recuerdas? ¿Por qué crees que puede ser?
  •  ¿Qué hicieron o le dijeron los padres a Riley cuando se sentía triste o enojada? ¿Te gustó lo que hicieron o dijeron? ¿Cómo crees que afectó a Riley? ¿Qué crees que le hubiera gustado a Riley que sus padres hubieran hecho?
  •  ¿Qué crees que hizo Tristeza para que Bing Bong se sintiera mejor? ¿Por qué crees que funcionó?
  •  ¿Es tristeza un sentimiento malo? ¿Por qué?
  •  ¿Cómo crees que se sintió Alegría cuando se dio cuenta de que Tristeza es una emoción tan importante como ella?
  •  ¿Qué te hace sentir enojado? ¿triste? ¿asustado? ¿alegre?¿ o asqueado?
  •  ¿Qué podemos hacer cuando nos sintamos: enojados, tristes, asustados o asqueados?
  •  ¿Con quién podemos hablar cuando estamos enfadados? ¿Tristes? ¿Asustados? ¿Asqueados?
  •  ¿Te gustó el final? ¿Por qué?
  •  ¿Cómo crees que te podrías sentir si tuvieras que mudarte y cambiar de ciudad?

¿Y qué hago yo como docente en mi aula de matemáticas?

En el artículo “Actitudes matemáticas: propuestas para la transición del bachillerato a la universidad” de Inés Mª Gómez-Chacón, se pone de manifiesto la importancia que puede cobrar trabajar las emociones del alumnado en relación con las matemáticas.

asco y mates

[…] Distintas investigaciones han puesto de manifiesto que el éxito y fracaso en matemáticas depende de algo más que del conocimiento de contenidos matemáticos (teoría, algoritmos y procedimientos). Otros factores que influyen en la asignatura de matemáticas pueden ser: las decisiones y estrategias relativas al control y regulación de la acción (es decir, decisiones relativas al análisis de las condiciones del problema, planificación de la acción, evaluación del proceso), las actitudes, las emociones y sentimientos al trabajar la tarea matemática (ansiedad, frustración, alegría), los valores y las creencias acerca de la Matemática y su aprendizaje. Todos estos factores, aunque no de manera explícita, dirigen la instrucción y el comportamiento matemático del estudiante.

[…] Pensar de manera matemática supone trabajar, esforzarse. Si las actitudes negativas o los estados de ansiedad hacia la Matemática han bloqueado la capacidad de razonamiento, un paso importante es conseguir que el pensamiento siga funcionando. Para ello, es clave la conciencia y la autorregulación por parte del estudiante, pero también la metodología del profesor. En las manos del profesor y de las instituciones educativas está propiciar una mejor interacción entre las actitudes y las situaciones a través de una mejor calidad en las situaciones de aprendizaje.

Para no extenderme (más) y de forma esquemática, las competencias emocionales que debemos trabajar con el alumnado se esquematizan como sigue:

competenciasEsquema obtenido de aquí

En efecto, para desarrollar todas estas competencias es clave trabajar la Inteligencia Emocional, en particular las relativas a los puntos 1 y 2.

Mi propuesta

(Desde mi más humilde opinión e inexperiencia) Se debería trabajar en coordinación con el tutor/a y psicólogo/a del centro con actividades específicas y realizar observaciones en el aula, así como cuestionarios anónimos después de realizar determinadas actividades (individuales, en pareja, o en grupo) para verificar las observaciones.

Debemos prestar atención a si la alumna/o…

  • Hace preguntas
  • Seguridad en sí mismo
  • Aporta ideas
  • Resuelve problemas de más de una manera
  • Cambia de opinión basado en argumentos convincentes
  • Es perseverante en el trabajo
  • Interés por la actividad
  • Está distraído
  • Está calmado o tranquilo
  • Satisfacción resolviendo problemas

Y una vez detectadas las fortalezas y debilidades de cada uno de ellos, incidir en ello: graduando la dificultad de las actividades, motivando (aquí estoy yo!), mostrar la importancia del error y cuánto nos puede enseñar, trabajar distintas estrategias de resolución de problemas, plantear problemas de respuesta abierta (o semi abierta), reforzar positivamente la acttud y el esfuerzo, trabajar técnicas de control de la ansiedad…

¿Y vosotros qué hacéis al respecto? ¿trabajáis la Inteligencia Emocional de forma consciente y planificada?

Próximamente os traeré el material que utilizamos en el Taller y espero poder aclararos de forma concisa por qué es importante entender las emociones, su utilidad y cómo gestionarlas.

¡Sed felices!

Anuncios